ENVÍANOS UN

Whatsapp

551 280 7624

Buscar

Compartir

Compartir

Compartir

Compartir

Llamar

Llamar

Seguir

Enviar

Pinterest

Subir

TAVO Y MIKA EN BUSCA DE LA FIESTA MÁS ESPECIAL DEL UNIVERSO

Lejos, muy lejos, entre las galaxias más brillantes y estrelladas del universo, se encuentra el planeta Alegría. Un planeta donde reinan las aventuras y la diversión pues está lleno de puentes colgantes, resbaladillas, subidas, bajadas y aventuras. Ahí es donde viven los alegrines, criaturitas coloridas y saltarinas que van y vienen todo el día entre los rincones de este mágico planeta.

Existían en Alegría unos espejos mágicos por los cuáles nuestros pequeños amigos recibían imágenes de lo más especial que sucedía fuera de su planeta. Y fue así cómo descubrieron que había lugares lejanos donde existían cosas maravillosas llamadas fiestas y cumpleaños.

Cuando los alegrines las descubrieron, no dudaron en comentarles sobre éstas a su familia y amigos.

En su tono de voz había alegría pero también algo de tristeza, pues en el planeta Alegría no existían las fiestas y cuando alguien tenía algo que festejar, simplemente no sabían cómo hacerlo y mucho menos dónde hacerlo

Tavo –rechonchito, intrépido, alegre, y verde, quien había descubierto las fiestas en otros planetas– sería el pequeño alegrín que tendría la mejor idea del planeta Alegría.

Pasó el tiempo y una mañana, Tavo se levantó de la cama como resorte, deseando que en el planeta Alegría también se celebraran todas sus fiestas y las de sus amiguitos alegrines; y no solo las fiestas de cumpleaños sino también las salidas de la escuelita, los premios y medallas ganadas, en pocas palabras, que se recuperara el tiempo perdido enplaneta Alegría en el que los mejores festejos habían pasado en blanco.

Tavo se propuso entonces encontrar dónde poder celebrar la fiesta más divertida y especial de todo el universo. Él sabía quién podría ayu-darlo. Así que fue corriendo hasta encontrar a Mika, su hermana y fiel compañera de aventuras. Cuando Tavo le contó sobre esta nueva idea, Mika saltó sobre su cama con muchísima emoción. Ella también quería encontrar la fiesta más divertida y especial de todo el universo para fes-tejar juntos. Ambos alegrines sabían quenecesitarían de sus mejores amigos para lograrlo.

Tavo y Mika no dudaron ni un segundo en buscar a Tiko, su primito listo. Tiko pasaba los días enteros en su laboratorio que estaba siem-pre lleno de juguetes, cohetes y resortes, pero ahora, hasta arriba del montón de cosas, estaba su más reciente experimento: una nave muy especial por su peculiar y grandioso diseño. Lolo, compañero de expe-rimentos de Tiko, cantó de la emoción cuando Mika y Tavo les contaron sobre su nueva aventura para encontrar el mejor lugar donde celebrar la fiesta más divertida y especial del universo, pero no sabían en qué lugar estaría en este universo taaaan grande, ni cómo llegar ahí. Así que Tiko puso manos a la obra y terminó la Nave Laberinto, el vehículo más rápido y más divertido de todo planeta Alegría por tener adentro puentescolgantes, resbaladillas, túneles, toboganes, tierra movedizas,pasadizos y escaleras.

Cuando Tiko y Lolo terminaron la nave, Tavo y Mika bailaron de alegría ¡ahora tenían a la Nave Laberinto para poder llegar! Pero, algo inesperado sucedió pues cuando intentaron prender la nave, se dieron cuenta que no encendía, que necesitaban de algo más que la llave para hacerla funcionar. Así que todos se sentaron a pensar. “¿Cómo iban a llegar a la fiesta más especial de todo el universo?, ¿qué necesitaban para hacer volar la Nave Laberinto?”, se preguntaban. Pues si no lo lograban, no podrían encontrar ese lugar donde celebrar esa fiesta tan especial.

Pensaron y pensaron hasta que se cansaron. Entonces, a Tiko se le prendió el foco: “¡Busquemos al abuelo Avu!”, dijo, “él siempre tiene las respuestas más sabias de Alegría”. Todos estuvieron de acuerdo y corrieron con todas sus fuerzas para encontrarlo. Pasaron por túneles secretos, bajaron por las resbaladillas y cruzaron por diversos obstáculos llenos de espinas y tierras movedizas pero solo escalando hasta la cima fue que encontraron a Avu

El abuelo Avu, rojo y bigotón, se alegró mucho de verlos. Todos se sentaron a su alrededor para hacerle la pregunta: “Abuelito Avu, ¿cómo podemos hacer funcionar la Nave Laberinto y viajar hasta la fiesta más divertida y especial del universo?” Avu miró a los alegrines con gran ternura y asombro por lo noble del deseo de los pequeños, y emocionado les dio la respuesta: “¡Solo con magia se podrá echar andar la Nave Laberinto!” Una magia muy antigua que siempre había existido muy, muy cerca de ellos. Avu, el abuelito amoroso y juguetón, les pidió que la buscaran con mucha inteligencia pues estaba escondida en algún lugar de sus corazones, y si la encontraban podrían encender la Nave Laberinto y viajar por todo el universo en busca de ese lugar donde festejar como nunca antes lo habían hecho.

Los niños emocionados, brincaron, corrieron y exploraron otro laberinto. Con los consejos de su querido Avu, lograron sacar chispas de la Nave Laberinto, la cual empezó a volar pero muy bajito. Ya casi había terminado el día, y Tavo y Mika estaban tristes pues aún no habían encontrado la magia para que la nave saliera de planeta Alegría. Fue entonces cuando sus papás, Ami y Pepo, los encontraron y les preguntaron qué les pasaba. Tavo y Mika les contaron sobre su deseo de encontrar la fiesta más divertida y especial del universo ¡pero les faltaba lo más importante!, no tenían la magia para que la Nave Laberinto se elevara aún más alto y pudiera salir a otros planetas en busca de su aventura.

Mamá Ami y papá Pepo miraron con amor a sus hijos, acariciaron sus cabecitas y juntos les contaron el secreto, pues sabían dónde estaba esa magia tan antigua y especial. Tavo y Mika saltaron de emoción. Ami, su mamá, les dijo que, para activar la nave, tendrían que llamar a todos, a sus primos, sus amigos, a su abuelo Avu y hasta al bebé Bau, ¡todos juntos crearían la magia para encender la nave que los llevaría al lugar dónde celebrar la fiesta más especial!

Tiko y Lolo subieron rápidamente a la nave, tomaron sus puestos y empezaron los preparativos para el viaje. Empacaron muchos globos y confeti, estaban seguros que de algo podrían servirles. Mika y Tavo

reunieron a toda la familia y a sus amigos, ¡estaban listos ya, al fin encontrarían ese lugar! Entonces, fue que todos crearon la magia que elevó a la Nave Laberinto. Ami tomó la mano de Pepo, Pepo tomó la de Avu, Mika tomó la mano de Tavo y Tavo la de Lolo. Uno por uno, todos se tomaron de las manos formando un gran círculo. Bebé Bau también hizo lo suyo pues sus risitas contribuyeron a hacer la magia aún más potente. A los pocos minutos, la magia hizo su efecto, “¡Funciona, funciona, la nave está volando muy alto, estamos saliendo de planeta Alegría!”, gritó Tiko emocionado. Estaba funcionando, la magia del amor y la amistad había cumplido su cometido; las luces se encendieron y la nave comenzó a flotar por el universo. Solo hacía falta indicar a qué lugar debían llegar.

Entonces, Tavo y Mika activaron el localizador de su corazón, y encontraron una galaxia muy singular, dentro de ella había un planeta conocido como Tierra, un lugar muy especial donde estaba por celebrarse la fiesta de cumpleaños de un niño.

Volaron y volaron a toda velocidad; cruzaron galaxias, estrellas, pasaron por astros y cometas. Finalmente, la nave llegó a una enorme e increíble ciudad; Tiko localizó el lugar y con grandes maniobras logró aterrizar la Nave

Laberinto en lo alto, el cual era tan especial y mágico, parecido a planeta Alegría, solo que aquí sí tenían una fiesta con globos, dulces de a montón, piñatas, pastel y mucho que festejar. Entre los invitados había bomberos, artistas, chefs y constructores.¡Parecía que todos estaban esperando a los alegrines para disfrutar de una fiesta de verdad, la más divertida y especial del universo!

La Nave Laberinto se acomodó muy bien en lo alto del lugar, quedando suspendida ahí como si siempre la hubieran estado esperando; los alegrines bajaron rápidamente de la nave y se sumaron al festejo de cumpleaños y la Nave Laberinto en parte de la fiesta se volvió

Comenzó la fiesta, había música, juegos, risas, una piñata, dulces y un pastel. Lolo cantó, Mika bailó, y toda la familia celebró, pues habían encontrado al fin, con la magia del amor y la amistad, la fiesta más divertida y especial en todo el universo.

Y a partir de ese momento ese lugar donde la Nave Laberinto aterrizó se le conoce como Laberinto Mágico, el lugar que se transforma en la fiesta más divertida y especial con un grupo de amigos y mucha diversión.

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Salones de Fiestas Infantiles

¿cómo llegar? azcapotzalco

GOOGLE MAPS

Laberinto Mágico azcapotzalco

WAZE

Laberinto Mágico azcapotzalco

DESCARGAR
CROQUIS

Laberinto Mágico azcapotzalco

Con referencias
a transporte público

¿cómo llegar? satélite

GOOGLE MAPS

Laberinto Mágico azcapotzalco

WAZE

Laberinto Mágico azcapotzalco